Fórmula 1

Carmelo Urdaneta Aqui Venezuela//
Jesús Rafael Zambrano, el Monaguense Mayor

carmelo_urdaneta_aqui_venezuela_jesus_rafael_zambrano_2C_el_monaguense_mayor.jpg

28 Jun, 2018 | Ahí, en pleno centro de la Sultana del Guarapiche, Maturín, hojarasca de flores y pájaros… ¡Por siempre, cantos de amanecer! Ahí, le conocí. En una de esas casitas de su ayer, de las que aún quedan diciéndonos el Coloniaje existió. Por ahí pasaron -Bolívar entre ellos- los patriotas y los poetas, cantores; emblemas de aquella ciudad-pueblo, del que aún nos quedan tapias de bahareques y techos de zinc que vinieron de Trinidad, en lanchas, a través del río Guarapiche, hacia Puerto Arturo, que quedaba, bajando, ahí, no muy lejos de ese Centro que quedó para los cuadros de Reinaldo García y tantos otros de sus pintores importantes… ¡La Plaza!… ¡La iglesia vieja y, la de los conciertos de la retreta! Enganche de tantos recuerdos y añoranzas.

Carmelo Urdaneta PDVSA

¡Como vieja lágrima que se le escapa al rocío y cae como con flojera, de una de sus infinitas hojas! , ahí, en esa casita de libros, casa, palacio o Academia Real en la que el Libro mayor era el doctor Jesús Rafael Zambrano, el Monaguense Mayor. ¿Quién el libro y quién el hombre? Aquella casita era como un sueño azul sin toreaduras… ¡Séneca, Cecilio Acosta o Andrés Bello haciendo de las suyas! Leer, leer. Acumular y sedimentar, para luego escribir y reírse a carcajadas (y en el más estricto silencio) de sus travesuras y de la posteridad.

Carmelo Urdaneta Aqui

Ahí, en la calle Piar, plena de gente, de todas las edades, credos y conocimientos, buscando ayuda intelectual con el doctor Zambrano, como se le decía… Nace en la población campestre, de ríos, bosques, reses, de a caballo y olores a mastranto, bosta de vaca. ¡Uracoa, al Sur de Monagas! 24 de octubre de 1925.

Carmelo Urdaneta

Entre el soplo musical de sus aguas y estepas, llenándose el corazón, sangre y respiración con el galope majestuoso de los caballos, sin apartar el polvo o polvareda de las manadas, que desde niño le decían “Vete de aquí, Jesús Rafael, que en una universidad puedes aprender a ayudarnos y cuenta con una ternera para la celebración”… Hombre de conferencias, prólogos, textos luminosos y afectos. Columnista de periódicos a nivel regional, nacional e internacional, por siempre presidente del Partido Comunista de Venezuela en su región

¿Algo más? , egresado como abogado de la Universidad de Los Andes, en la promoción “Dr. Rafael Pizani” en 1954 y expulsado de su país por el régimen perezjimenista. En Mérida le decían “el Tragalibros”, y lo de él eran: el Derecho y la Justicia. La sociedad justa y sin tatuajes. Lo social, por siempre en igualdad de clases. En la pancarta de su vida, rebelión o rebeldía, sus dardos decían: Capitalismo ¡Fuera! Esclavitud ¡Fuera!… ¡Fuera el feudalismo! El hambre y la desigualdad social… Pobreza, No… ¡Justicia!… ¿Algo más?… ¡!..

¿Azul?