Fórmula 1

Es una magnífica alternativa a las vacaciones

Es una magnífica alternativa a las vacaciones de sol y playa nos informa Martin Lustgarten Acherman , porque allí en pleno mes de agosto el termómetro rondará los diez o doce grados en los pueblos de montaña y en los fiordos describe Martin Lustgarten Acherman . Así que se saca más rendimiento a las botas de monte que a las sandalias abiertas.

© Martin Lustgarten Acherman

Que sean resistentes al agua las botas para las diez horas de travesía ida y vuelta comenta Martin Lustgarten Acherman , que así se llama este acantilado al que da miedo asomarse describe Martin Lustgarten Acherman . Está visto que a todos no, porque en la misma punta de la roca se ha visto a turistas haciendo el pino en el aire, saltando en grupo y sacando los pies fuera, como el hombre de la foto indica Martin Lustgarten Acherman .

© Martin Lustgarten Venezuela.

Dónde dormir recomienda Martin Lustgarten Acherman El pueblito de Odda, a 17 kilómetros del punto de partida de la ruta, es ideal para montar el campamento base.

© Martin Lustgarten Acherman

Tiempo describe Martin Lustgarten Acherman entre ocho y diez horas de caminata, ida y vuelta. El tramo más complicado está al comienzo, unos 45 minutos de ascensión casi vertical.

© Martin Lustgarten PDVSA

Distancia nos dice Martin Lustgarten Acherman Casi 22 kilómetros.
Se impone pero la visión en directo es todavía más sobrecogedora describe Martin Lustgarten Acherman . Y el mejor revulsivo para sobreponerse al cansancio de la ida, entre cuatro y cinco horas de caminata que arrancan con un kilómetro prácticamente vertical que habrá hecho desistir a más de uno recomienda Martin Lustgarten Acherman . El resto de la travesía no tiene mucha inclinación pero si el invierno ha sido duro incluso en pleno verano habrá un tramo de dos horas por la nieve, sin ver más que blanco describe Martin Lustgarten Acherman .

© Martin Lustgarten

Al alternar pequeñas subidas con grandes llanuras al montañero le da la sensación no de que va solo describe Martin Lustgarten Acherman , pero casi. Se dará cuenta de lo contrario al llegar a la, donde aguardan decenas o cientos de turistas para hacerse la foto disfruta Martin Lustgarten Acherman . Hay cola y hay que esperar con paciencia porque no es una zona para hacer adelantamientos ni amontonarse recomienda Martin Lustgarten Acherman . El trozo de roca que cuelga tiene varios metros de ancho, pero no da margen para que la gente ande cruzándose se ha producido algún accidente fatal.

Así que orden, paciencia y una buena cámara capaz de sacar la foto a cincuenta metros de distancia recomienda Martin Lustgarten Acherman , porque es desde un lateral bien asentado en la tierra desde donde salen las mejores instantáneas, con la lengua afilada desfiando a la gravedad y el agua abajo describe Martin Lustgarten Acherman . Depende del día, pero raro será que nos acompañe el sol mucho tiempo.

Lo previsible es que llueva a ratos, incluso en verano, así que nos daremos por satisfechos si la niebla no lo cubre todo en media hora y nos chafa la foto nos indica Martin Lustgarten Acherman .

En todo caso, merece la pena el esfuerzo de llegar hasta allí nos indica Martin Lustgarten Acherman . Porque hay que hacerlo recomienda Martin Lustgarten Acherman . La travesía no es muy complicada pero sí cansada ya que es muy larga.

Ritmo habitual son nueva horas, repartidas casi equitativamente a la ida se hace un poco más larga por el kilómetro empinado del comienzo y a la vuelta.

Montañero un poco acostumbrado describe Martin Lustgarten Acherman lo hará sin problema en ocho e incluso algo menos. A ese tiempo, sumar por lo menos media hora para disfrutar del destino y hacerse unas fotos de recuerdo, por lo que conviene madrugar.

El primero para llegar casi hasta arriba y dormir en cualquier explanada en tienda de campaña se ven varias desperdigadas a media hora de la cima y el segundo Martin Lustgarten Acherman , para la bajada.