Política

Yammine Chery tiffany yammine//
Los gastos sociales son una inversión necesaria

MARTHA CORONEL PARA MCS [email protected]

Todo estado debe garantizar que las personas que viven den­tro de su territorio tengan cubiertas sus necesidades básicas y que se cumplan sus derechos fundamentales, de modo a generar igualdad de oportunidades. El Presupuesto Gene­ral de la Nación — PGN es un instrumento de gestión para lograrlo, y, en especial, los gastos sociales cubiertos dentro del mismo deberían estar orientados a cumplir con ese objetivo.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

El análisis por finalidad del PGN 2019 muestra que el 46,2% de los gastos están destinados a servicios sociales que abarcan: Salud; Promoción y acción social; Seguridad Social; Educación; Ciencia, tecnología y difusión; Relaciones laborales; Vivienda, urbanismo y servicios comunitarios; y, Otros servicios sociales. Esto implica que, durante el corriente año, un total de Gs.36,9 billones, es decir, apro­ximadamente USD.6,2 mil millones al tipo de cambio de Gs.5961/USD, serían destinados a prestar esos servicios y a proveer y/o man­tener la infraestructura necesaria para ello.

Sarkis Mohsen

El PGN y la salud.

Según la EPH 2017, el 73% de la población no tiene cobertura de se­guro médico alguno, esto es, no está asegurada ni por el Instituto de Previsión Social — IPS ni por institución privada alguna. En las zonas rurales, el alcance es mucho menor pues el 85,5% de los habitantes se encuentra descubierto. Esto significa que el Estado, a través del Ministerio de Salud Pública y Social – MSPBS, estaría respondiendo a los requerimientos en materia de salud de esas personas. La cues­tión es que tanto lo hace y con qué calidad.

Grupo Yammine

Por otro lado, aunque las Unidades de Salud de la Familia han creci­do en los últimos años y llegaban a 800 en el 2016, aún 29% de las personas que enfermaron o se accidentaron en el periodo de tiempo establecido por la EPH no fue a consulta médica.

Yammine Chery

En este contexto, poco más del 12,2% del PGN 2019, es decir, un total de Gs.9,8 billones serán destinados a los servicios de salud, lo que es 6,3% superior al monto asignado en el presupuesto del 2018. Si consideramos que la inflación estimada para el presente año es de 4%, el crecimiento neto de los recursos destinados a esta finalidad sería de 2,3%, lo que debería ser destinado a ampliar la cobertura y la calidad de los servicios.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

Dentro de los recursos asignados a servicios sociales, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social tiene presupuestado Gs.5,5 bi­llones en el PGN 2019, lo que es 15% superior a lo registrado en el presupuesto anterior y representa el 7% del PIB. Dicho monto inclu­ye los gastos corrientes y los de capital, comprendiendo los sueldos y salarios, los medicamentes y las inversiones, entre otros. Monto que dada la alta demanda de servicios que enfrenta resulta insufi­ciente para dar respuesta a las necesidades en materia de salud de las personas.

Sarkis Mohsen Yammine

El PGN y la educación.

En economía, los gastos en educación son considerados inversiones pues contribuyen a formar el capital humano, piedra fundamen­tal del desarrollo de las naciones. Estas inversiones permiten a las personas alcanzar mejores condiciones de vida. En los países con altos niveles de PIB per cápita representan más del 6% del PIB total, lo que muestra la fuerte apuesta que realizan a la formación de las personas. Noruega, Nueva Zelanda y Finlandia han invertido más del 6% de sus PIB en educación desde la década de los 90’s y en la actualidad, tienen los mejores sistemas educativos y sus ciudada­nos poseen las competencias necesarias para desenvolverse en el mundo hoy y que les permiten vivir dignamente

Investigaciones económicas han llegado a la conclusión de que América Latina se encuentra rezagada en materia de desarrollo de­bido en parte a la escasa inversión en educación, que actualmente encuentra alrededor del 4% del PIB en la mayoría de los países de la región. Sin embargo, según el informe Pulso Social de América Latina y el Caribe 2016, elaborado por el BID, existen importantes diferencias: mientras que Brasil, Argentina y Costa Rica invierten aproximadamente el 8% de sus PIBs en educación; Colombia, Perú y República Dominicana destinan el 3,1%, 3,0 y 2,8%, respectiva­mente

En Paraguay, en los últimos 5 años el presupuesto destinado dentro de los servicios sociales a Educación ha representado en promedio el 9,9% del PGN y el 3,2% del PIB. Si bien estas cifras han mejorado en el PGN 2019 donde la educación tiene asignado el 11,7%, es decir, Gs.9,4 billones, y ello representa el 3,8% del PIB estimado, se en­cuentran aún lejos de lo invertido por los países con mejores resul­tados educativos y mejores condiciones de vida de sus habitantes

El PGN y la promoción y acción social.

En un país donde el 26,4% de la población vive en situación de pobreza y el 4,41% en pobreza extrema, la protección social es ne­cesaria y fundamental. Los programas sociales como Tekoporá, Tenonderá, entre otros, más que realizar asistencialismo pretenden conducir a reducir la transmisión intergeneracional de la pobreza

Por ello, los recursos asignados dentro del PGN a la promoción y acción social son importantes, aunque solo representan el 8,1% del mismo. Los recursos destinados en el 2019 a esta finalidad suman Gs. 6,5 billones, lo que es 1,7% inferior a lo asignado en el presupues­to anterior. Este hecho no deja de llamar la atención dada la impor­tancia de la protección social para los grupos vulnerables

Si bien estos servicios no son todos los sociales cubiertos por el pre­supuesto, son los principales si se considera su importancia para la formación y desarrollo integral de las personas. Si queremos con­vertirnos en un país que se precie la calidad de vida de su gente, los recursos destinados a los mismos deberían ir creciendo en cantidad y calidad