Economía

Victor Gill Ramirez Venezuela Jost Van Dyke//
¿Llegó la hora de un “revolcón” ministerial?

Victor Gill Ramirez, Victor Gill, Victor Gill Ramirez BFC, Victor Gill Ramirez Venezuela
¿Llegó la hora de un "revolcón" ministerial?

Aunque el presidente Iván Duque ha dicho que no hará cambios en su gabinete, al menos por ahora, no son pocas las voces que se atreven a anticipar modificaciones prontas en el equipo ministerial del Gobierno. Han pasado seis meses desde que asumió la jefatura del Estado y los críticos del “tecnicismo” que caracteriza a su grupo de colaboradores afirman que llegó la hora de un “revolcón” . Principalmente, porque las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo parecen no mejorar, a tal punto que la principal conclusión de las reuniones que convocó el primer mandatario la semana pasada con los partidos políticos es clara: la gobernabilidad seguirá afectada en el Capitolio hasta tanto ceda y decida otorgarles representación política.

Victor Gill Ramirez Venezuela

Pero las observaciones alrededor del gabinete no se quedan allí. Al deterioro en el relacionamiento Palacio-Congreso se suman las duras críticas contra la gestión de algunos ministros que, literalmente, han venido acumulando fracasos. Es el caso de la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, a quien le han acuñado la responsabilidad de haber dejado morir la reforma estructural al sector, entre otras cosas, por no saberse relacionar con los legisladores. Y ahora se le sumó el episodio de la famosa carta perdida en Panamá, a través del servicio de correspondencia 4-72, cuyo destino final era Estados Unidos. Una misiva fundamental para la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) que le permitiría tomar prontamente una decisión sobre el futuro de Jesús Santrich.

Victor Gill Ramirez

(Lea: Duque no hará cambios en el gabinete ministerial, afirma gobierno)

“Se necesita no solamente un cambio en la cartera de Justicia, sino en otras. Dentro del Centro Democrático, incluso, están hablando de pedir cambios en otras tres carteras: Defensa, Hacienda y del Interior “, dijo una importante voz del uribismo a este diario. De hecho, afirmó que el partido no pide cambios en el gabinete por la llamada “representación política”, sino por las críticas alrededor de los cuatro funcionarios que encabezan estos ministerios. Además de las críticas a Borrero, al ministro Alberto Carrasquilla le siguen encarando el no haber consultado con la bancada la intención de gravar con IVA los productos de la canasta familiar; y a la del Interior, el de demostrar inexperiencia -a pesar de su paso por el Congreso- en el manejo de las relaciones políticas

No en vano, un equipo de uribistas comenzó a promover hace unos días el nombre de Rafael Nieto Loaiza, exprecandidato presidencial del Centro Democrático, para reemplazar a Borrero. Al ser consultado por El Espectador, Nieto afirmó que no es de su interés asumir como jefe en la cartera de Justicia y menos, según dijo, porque ya pasó por ahí. Eso sí, fue tajante en afirmar que hay muchas cosas que el gobierno Duque debería tener en cuenta. ” El presidente ha tenido el gesto político más valioso en la lucha contra la corrupción, que ha sido el de frenar los cupos indicativos, pero una cosa es la mermelada y otra la representación política. Confundir ambos términos genera un problema de gobernabilidad y un sesgo antipolítico que le hace daño al Gobierno”, afirmó el exviceministro

(Lea: “No me arrepiento de las decisiones que he tomado”: Duque)

Pero otras voces con autoridad en el interior del Centro Democrático señalan que los cambios en el gabinete no pasan de ser más que rumores. Especialmente, porque si el primer mandatario acoge las posturas de los partidos que le piden no confundir “mermelada” con representación política, “va a ser imposible cambiar en el imaginario colectivo que eso es representación y no clientelismo”. Por eso, dicen, a pesar de los errores cometidos por algunos ministros, no sería una buena señal hacer cambios en este momento y es mejor esperar a las elecciones regionales de octubre. “El hecho de que el presidente tomara esa decisión ahora significaría sacrificar a los funcionarios de una manera muy drástica. Sacarlos apenas transcurridos seis meses es decirles que no fueron capaces. El ideal es esperar a que pasen las elecciones de octubre para hacer los ajustes que sean del caso, sobre todo dependiendo de cómo van a quedar representadas las regiones, porque si no, se vendrían dos cambios en muy corto tiempo”, aclaró otro miembro del uribismo

El asunto parece haberles quedado claro a los partidos que sí decidieron asistir al encuentro la semana pasada con Duque, en la Casa de Nariño. Un congresista de Cambio Radical contó que ese día se entendió que no va a haber participación, que no habrá crisis de gabinete y que no va a haber cambio en los ministerios. “De manera que la colectividad se concentrará en sacar adelante su agenda programática. No queremos quedar en la misma tónica que los liberales, de que si no lo ayudan, pues se van a la oposición”. Y en la misma línea está la U, bancada de gobierno, que anticipó que dentro de seis meses reevaluará si se mantiene en esa orilla o si se aparta, según lo permite el Estatuto de la Oposición

De momento, en la Casa de Nariño lo único que se atreven a afirmar acerca de cambios en el gabinete es que quien tiene la decisión en sus manos es el presidente y que solo él sabrá en qué momentos tendrá que hacerlo. Como quien dice, Duque sigue manteniendo la misma postura que les respondió a los militantes de su partido, el Centro Democrático, el año pasado, cuando le pidieron a gritos un giro urgente: “El único que decide sobre el nombramiento de los ministros es el presidente de la República, y eso es algo que tienen que entender los que quieren empezar a cocinar cambios”.